Energía nuclear: todo lo que debes saber

La energía nuclear en España es un tema que ha generado muchas noticias en los últimos tiempos. Pero la verdad es que una gran cantidad de personas no tienen idea de cómo va la energía nuclear en el mundo y se sienten un poco perdidos sobre este tema.

En este artículo te informarás sobre lo básico acerca de la energía nuclear, desde plantas nucleares en el mundo hasta los beneficios y obstáculos de la energía nuclear para el desarrollo sostenible en el planeta.

Plantas nucleares, cambio climático, energías renovables, construcción de plant

Energía nuclear en nuestro planeta

La energía nuclear es una de las fuentes energéticas más confiables para garantizar la generación de electricidad a precios constantes y que pueden predecirse. Por ello, muchos países mantienen centrales nucleares, e incluso construyen nuevas plantas para abastecerse de ella. En el mundo existen actualmente 448 reactores nucleares en operación. Estos reactores producen casi el 12% de la electricidad que se usa en el planeta.

Construcción de plantas nucleares en la actualidad

En la Organización de Naciones Unidas existe el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Es importante conocer que la mayoría de las instalaciones nucleares, así como los programas nucleares desarrollados alrededor del mundo en los diferentes países, están siendo controlados supervisados por este organismo de la ONU.

El OIEA proporciona asistencia e información a los países que desean introducir la energía nuclear. También pone a disposición de las audiencias más amplias involucradas en la elaboración de políticas y la toma decisiones sobre temas ambientales, energéticos y económicos, su informe sobre Cambio Climático y Energía Nuclear.

De acuerdo con datos que este organismo ha suministrado, a enero del año 2018, en el mundo existen 58 reactores nucleares en construcción.

Los reactores nucleares se están construyendo en países como Francia, China, Finlandia, Reino Unido, India, Corea del Sur y Rusia, entre otros. Estos países aseguran que la energía nuclear es una fuente para la generar otros tipos de energía, y que es esencial para el bienestar presente y futuro de sus países.

Por ejemplo, en Finlandia existen 4 reactores nucleares operativos, y en la actualidad se está construyendo un nuevo reactor. Incluso algunos estudios han arrojado que existe la necesidad de empezar a construir de un nuevo reactor. En este país el 33,7% de la energía eléctrica es generada en estos reactores nucleares.

El Reino Unido, por su parte, tiene quince reactores en operación, y ha empezado a construir nuevas plantas nucleares. Esto con la finalidad de reducir la dependencia en energía proveniente de otros países y detener emisiones de gases contaminantes.

El caso francés es uno de los más emblemáticos, pues este es uno de los países que más utiliza la energía nuclear en toda la Unión Europea, además de apoyar su utilización en otros países. En Francia, casi el 75% de la electricidad se genera a partir de energía nuclear. Además, este país tiene cincuenta y ocho reactores nucleares, y en la actualidad Francia se encuentra en la construcción de uno nuevo.

Energía nuclear y cambio climático

Muchos organismos aseguran que el uso de la energía nuclear puede mitigar la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Sin embargo, otras organizaciones y grupos de científicos se oponen a estos argumentos.

Energía nuclear para el cuidado del planeta

Según la OIEA, la energía nuclear hace una contribución significativa a la reducción de las emisiones de GEI en todo el mundo, y al mismo tiempo satisface la continuamente creciente demanda de energía de una población mundial en aumento, apoyando así el desarrollo sostenible global.

Esta organización señala que las plantas de energía nuclear prácticamente no producen emisiones de gases de efecto invernadero, o contaminantes del aire, durante su operación, sino que solo tiene niveles de emisión muy bajos durante todo su ciclo de vida.

De acuerdo con informes de la OIEA, el uso de la energía nuclear evita la emisión de casi 2 mil millones de toneladas de dióxido de carbono cada año, esto sería lo mismo que sacar de circulación a más de 400.000.000 de autos de la carretera por año.

El Acuerdo de París, firmado en 2016 por 175 países dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, llama a los países a limitar el aumento de la temperatura media global a muy por debajo de dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

Este Acuerdo tiene un papel fundamental, y cada vez más importante, en el uso de la energía nuclear a largo plazo. Sus ventajas en términos de minimización del cambio climático, así como acerca de la seguridad energética, así como también los beneficios ambientales y socioeconómicos no climáticos, son razones importantes por las que muchos países pretenden introducir la energía nuclear en las próximas décadas o ampliar los programas existentes.

Energía nuclear un factor que contribuye al cambio climático

De acuerdo con los argumentos aportados por la organización Green Peace, la energía nuclear no puede considerarse neutral con respecto a la emisión de GEI.

Según esta organización, al considerar el ciclo completo de las tecnologías no fósiles que permiten la generación de electricidad, entiéndase energía nuclear y energías renovables, al considerar la producción de cada KWh podemos ver que la nuclear es una emisora mucho mayor de CO2 que cualquiera de las renovables.

Produccion de la energia nuclear

Un elemento importante a tener en cuenta, según esta organización, es el ciclo de producción de la energía nuclear, que consiste: en minar el uranio, fabricar el concentrado, enriquecerlo, fabricar el combustible, construir las centrales nucleares, desmantelar la central y gestionar los residuos radioactivos, entre otras cosas.

Según informes de diferentes organismos dedicados a la protección del ambiente, durante este ciclo completo se consumen grandes cantidades de energía eléctrica, así como también en la seguridad de las plantas nucleares.

Todo esto es paradójico ya que para producir energía eléctrica que no genera GEI, las plantas requieren bastante electricidad que es producida emitiendo CO2. Además, las plantas nucleares son grandes consumidoras de agua, en los reactores, para refrigerar condensadores y núcleos, en las piscinas de combustible ya usado, entre otros espacios y procesos de la planta.

Por último, la organización Green Peace señala que inclusive si se triplicara la capacidad instalada para la producción de energía nuclear en todo el mundo, solo se reduciría en un 6% las emisiones de GEI en el planeta.

Para saber más puedes leer este artículo o descubrir algunas cifras clave de la energía nuclear en España. También puedes saber más sobre gas.