Gas de esquisto y medio ambiente

La relación gas de esquisto y medio ambiente tiene una reciente historia, aun creándose. En el contexto de la explotación correspondiente al denominados gas de lutita, se concentra mucha, quizá demasiada información. El desafío es liberar el trigo de las pajas y verificar el verdadero sentido de dicha relación, a través de las informaciones más recientes sobre el tema.

gas esquisto medio ambiente, extraccion gas esquito, peligros gas esquito

Gas de esquisto y medio ambiente: una relación por conocer

En muchos sentidos, el problema del gas de esquisto en el medio ambiente es su reciente desarrollo de extracción y tecnología de aprovechamiento. El costo relativamente económico y la capacidad instalada del petróleo, disminuyó cualquier alternativa, incluso correlacionada. Este es el caso del gas de esquisto al que nadie tomó en consideración hasta hace muy poco tiempo. Debido a ello, los datos aún requieren mucho de validación y verificación exhaustiva. Sin embargo, ya existen algunas informaciones pertinentes que te ofrecemos a continuación en torno a la relación gas de esquisto y medio ambiente.

¿Qué es el gas de esquisto?

Gas en la piedra, lutita o esquisto, son algunos de los nombres por los que se conoce a este combustible fósil. La historia es como sigue: Durante millones de años, el material vegetal se fosilizó, convirtiéndose en carbón mineral. En ocasiones, el carbón emite gases que quedan en bolsas en la tierra y este se aprovecha gradualmente. Sin embargo, se filtra en las rocas y este queda atrapado, pero se desarrolló una tecnología para extraerlo.

¿Cómo se extrae?

Es fácil decirlo, pero muy difícil de hacerlo. Se trata de un interesante concepto denominado fracking, fracturando la piedra. De esta manera, se logra liberar el gas en la roca y aprovecharlo masivamente. La cantidad no es pequeña, se trata de un caudal impresionante que justifica la inversión en maquinaria especializada. Parte de esa maquinaria se refiere a la inyección de agua para lograr la fractura. Otra parte es la perforación en dos fases, vertical, hacia abajo, horizontal, a los lados. Como vemos, no es sencilla, ni económica, asumamos estos datos para más adelante.

Algunas consideraciones sobre el gas de esquisto

Estimemos que las diferentes fuentes comunes de gas son escasas y están consumiéndose en una relación directamente proporcional al crecimiento vegetativo de la población. Ahora, hoy en día, la búsqueda de alternativas, no se limita a los ámbitos renovables, sino a toda posibilidad existente. Las mismas empresas petroleras, por experiencia y manejo de equipos, han invertido en dicho campo.

Actividad invasiva

Se trata de una actividad de explotación que se define en función de grandes extensiones de territorio explorado. El gas de esquisto puede encontrarse en numerosos yacimientos no necesariamente adyacentes de allí su extensión en diversas zonas. La operación de fracking implica asumir fuentes hídricas enormes. Así mismo, la actividad demanda grandes cantidades de espacio a ser modificado.

Uso de recursos

Como se ha indicado, se requiere de muchos recursos hídricos para realizar el fracking, con el agregado de ser fuentes normalmente utilizadas por asentamientos humanos. Como se encuentra en todo tipo de zonas, las compañías prefieren alejarse de centros urbanos, pero la movilización es sumamente intensa. De hecho, las vías de penetración a zonas rurales o selváticas son sobreexplotadas. Esta condición se presenta por el tamaño y peso de vehículos y cargas.

El gas de esquisto como alternativa energética

El problema del gas de esquisto se refiere principalmente a la manera en la cual se concibe como una alternativa formal. La mayor parte de la energía en el mundo sigue dependiendo de los hidrocarburos de origen fósil. Por ello, debemos incluirlo en una lista que va a determinar su límite en el tiempo y aplicación.

Reservas de gas esquisto en el mundo

Este es un punto interesante para determinar el impacto medio ambiental del gas de esquisto. La primera nación con reservas probadas es Rusia, seguida de lejos por EE. UU., Indonesia y China. Lo que se necesario que observemos es que dichas naciones con excepción de Indonesia, mantienen un pulso por una supremacía en muchos ámbitos. Así mismo, ninguna tiene un historial relevante en cuanto a protección del medio ambiente, por lo que las conclusiones parecen evidentes. Aquí te ofrecemos una noticia sobre el yacimiento Vaca Muerta (Argentina).

Problemas medio ambientales generados por la explotación del gas de esquisto

En el medio ambiente, se producen muchos niveles de afectación, en periodos o procesos no necesariamente directos. Este es el caso del gas de esquisto, que mantiene un referente negativo en muchos aspectos. A continuación, te describimos algunos de los aspectos considerados como negativos en relación con el medio ambiente.

Antes de la explotación

Al igual que con su primo cercano el petróleo, el gas de esquisto requiere de un proceso de exploración muy específico. El mismo es por naturaleza invasivo, requiere de someter a ciertas pruebas que en ocasiones pueden ser peligrosas para medio ambiente y comunidades humanas. Dicho proceso exploratorio requiere de intervenir ecosistemas vulnerables.

En la Explotación

La explotación del gas de esquisto se relaciona con la fractura hídrica de la roca para extraer el gas licuado en la misma. Este proceso exige enormes cantidades de agua que se toma de las fuentes hídricas inmediatas. Ya esto de por sí implica un problema si asumimos las deficiencias en fuentes disponibles. Asimismo, los ecosistemas, perturbados inicialmente por la exploración, terminan de destruirse por la actividad de explotación, que requiere de una zona amplia y sin vegetación.

Después de la explotación

Para mejorar el proceso de fracking se requiere de diversos componentes químicos que facilitan la extracción. Dichos productos no son biodegradables y contaminan las fuentes hídricas utilizadas para el proceso de fractura. Es decir, tiene un doble impacto, utiliza mucha agua y la que queda, la contamina. No es un buen prospecto. Aquí podrás conseguir información sobre algunos estudios.

Como puedes observar, el gas de esquisto representa un medio de ahorro para las fuentes convencionales de combustible, pero al mismo tiempo, establece un patrón de peligro ambiente indiscutible. Como siempre, se trata de manejar ambos aspectos con el criterio de un planeta vulnerable.

En el vídeo podrás encontrar información complementaria: